Top

Por Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo

Si viaja por las carreteras de Sonora y tiene la oportunidad de transitar por el municipio de Guaymas, procure conseguir un frasco de concentrado de pulpa de pitaya y otros productos elaborados por Aaki Nawa, un grupo de mujeres de la etnia yaqui, que trabaja con orientación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Aaki Nawa, “Raíz de pitaya” en lengua yaqui, es el nombre de un grupo de mujeres yaquis, que ha recuperado alimentos tradicionales como los pinoles de maíz y trigo, la harina de péchita y el dulce de pitaya.



Para elaborar esta mermelada se utiliza la receta ancestral yaqui y tecnología del CIAD.

La pulpa concentrada de la pitaya se elabora utilizando una receta ancestral, a la cual no se le añaden azúcares ni conservadores, y que gracias a la utilización de equipo tecnológico diseñado por un equipo de investigación del CIAD, encabezado por Mayra de la Torre Martínez, tiene características de calidad e inocuidad sobresalientes.

Entre las propiedades del concentrado de pulpa de pitaya, destaca el contenido de 2.4%, 0.4%, 3.1%, así como una dulzura natural debido a los azúcares del fruto, además del deleite de consumir un producto con características gourmet, de acuerdo a la investigadora del CIAD.

Tradicional, nutritiva y de calidad

Asimismo, según estudios que el CIAD ha realizado en dicho producto, se ha encontrado que todos sus estándares están dentro de normas sanitarias e, incluso, cumplen los requisitos necesarios para buscar su exportación.

Aaki Nawa es un producto completamente orgánico y las características del ecosistema sonorense en el que crecen los frutos con los que está elaborado, le brindan un sabor y propiedades únicas, dijo de la Torre Martínez.

La experta enfatizó que la pitaya (Stenocereus thurberi) tiene propiedades antioxidantes, lo cual se atribuye, principalmente, a la presencia de betalaínas que le brindan el color rojo; por ello el fruto representa una alternativa para incrementar y diversificar la ingesta de antioxidantes entre la población de las zonas áridas y semiáridas de México.

Mencionó que el producto era capaz de conservarse hasta dos años a temperatura ambiente, lo que hace suponer que la pulpa de pitaya debe contener inhibidores para el crecimiento de microorganismos.

Actualmente diez familias de distintos pueblos yaquis, principalmente en la localidad de Vícam, dependen de la labor de esta empresa.

El dulce de pitaya está disponible a la venta a un precio de $80.00 pesos en Náinari s/n en Vícam Estación, Guaymas, Sonora (casi frente a la parada de autobuses foráneos). Si desea adquirir este producto puede escribir un correo electrónico a aakinawa@gmail,com, llamar al teléfono celular (644) 233 0075 o a la línea fija del CIAD (662) 289 2400, ext. 543.

Imágenes: 1) Gobierno del Estado de Sonora 2)Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compartidos