Top
Feminismo

Amor romántico: una herramienta de subordinación

amor romántico feminismo

Para definir qué es el amor romántico, primero hay que decir que el amor es una fuerza poderosa, que malentendida y aplicada en términos erróneos puede representar una herramienta de subordinación, de control y de chantaje, por lo que es importante identificar cuándo esta emoción o sentimiento puede pasar al llamado “lado oscuro”.

Después de leer el texto El amor romántico y la subordinación social de las mujeres: revisiones y propuestas, de Mari Luz Esteban y Ana Távora, de la Universidad de del País Vasco y la Universidad de Granada respectivamente, vamos a destacar brevemente algunos de sus puntos.


Para los escépticos, hay que aclarar primero que no se trata de una lectura en contra del amor a la pareja, ni del amor entre madre e hijo,  sino del abuso de poder que se utiliza en contra de las mujeres bajo el argumento de “hacerlo por amor” ante estas situaciones.

Rasgos psicológicos diferenciales

Como dice la lectura: vivimos una organización social que ubica de forma diferente, desigual y jerárquica a hombres y mujeres, lo que influye de forma decisiva en la conformación de la subjetividad de muchas mujeres. Esto puede traducirse en la idea común de que los hombres son más fuertes que las mujeres, características que no sólo suelen atribuirse a lo físico, sino también a lo psicológico y a las capacidades en general.

De esta manera se refuerzan “rasgos psicológicos diferenciales entre hombres y mujeres: una psicología de la prepotencia para los hombres y una psicología de la debilidad y la derrota para las mujeres, dentro de un proceso en el que a través de la comparación continua se llegaría a la creencia de que como subordinada una de las tareas principales es conocer las características y necesidades de los superiores”.

Este tipo de socialización hace a las mujeres frágiles e indefensas, además de que potencia a los hombres como individuos.

amor romántico, herramienta de subordinación

En las relaciones afectivas nunca hay que renunciar a quienes somos como moneda de cambio para conseguir el amor.

Opresión en el corazón del dominado

Los argumentos planteados anteriormente, explican el por qué se le adjudica con frecuencia “el poder de los afectos a las mujeres, y el de sostener y garantizar el cuidado a los hombres:
Ellos pasaron a ser proveedores económicos, en el ámbito extradoméstico; ellas proveedoras de afectos, al interior del hogar, en los vínculos de intimidad… Para ellos el poder racional; para ellas el poder de los afectos.
Estos elementos de la conformación de la subjetividad de las mujeres promueven el desarrollo de un sistema de valores que hace surgir deseos específicos en el género femenino“.

De esta manera, este “poder legitimado” puede llevar a la búsqueda de relaciones afectivas que simplemente busquen reafirmar la identidad de una manera poco sana.

“La necesidad de ser querida, la angustia por no serlo y la dificultad para aceptarlo suelen a estar presentes a lo largo de las distintas relaciones que las mujeres han establecido en los diferentes ámbitos de sus vidas, con el sometimiento como una manera de asegurar el amor del otro…”

Amor romántico contra la fuerza y el amor propio

Romantizar “al otro” bajo pretexto de sentirnos complet@s (lo comúnmente llamado amor romántico) es un error común que refuerza una relación de poder injusta. Así muchas veces podemos encontrar a quiénes necesitan a alguien que les brinde afecto para legitimizarse y a quienes necesitan dominar a su pareja por lo mismo.

El mensaje que queremos promover con esto es: abrir bien los ojos, no buscar legitimizarnos por el otro, sino encontrar nuestra fuerza y amor propioHoy es el mejor momento para comenzar a construir relaciones sanas e identificar los patrones que nos perjudican.

No reprochamos el estar en una relación, sino que denunciamos los abusos que se pueden dar en una por el simple hecho de justificarlas por amor. Y aquí no sólo están los evidentes como el maltrato físico, sino también una carga excesiva de tareas domésticas, el cuidado exclusivo de los hijos, las críticas destructivas y más.

Para quienes quieran leer el texto completo aquí está la liga de El Amor Romántico en pdf, que por cierto conocí gracias al Círculo de Lectura Feminista.

¡Gracias por leernos!

  • Voz en Tinta

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compartidos