Top
Feminismo

Hollywood contra Harvey Weinstein

Fuente: El País

La gran dama de Hollywood, Meryl Streep, ha llamado a Harvey Weinstein “dios”, Madonna, “el castigador”, y el resto de la industria cinematográfica, “el jefe”. Uno de los productores más respetados ha sufrido el golpe más duro a su credibilidad, pasando de ser adorado a detestado. El encargado de éxitos como La dama de hierro o W.E ahora se debe enfrentar a un público que no le perdonará haber usado su poder para conseguir beneficios sexuales. La investigación publicada por The New York Times la tarde del jueves, en la que se evidencia que el fundador y director de The Weinstein Company lleva décadas ofreciendo impulsar las carreras profesionales de sus trabajadoras así como de actrices a cambio de favores sexuales, ha colapsado a una industria que aún lucha por conseguir la igualdad salarial entre hombres y mujeres, por romper con el racismo y el machismo.

Como era de esperar, las recriminaciones contra Weinstein no han tardado en llegar. Las redes sociales fueron bombardeadas. Y el nombre del productor se convirtió en tendencia. En el portal de la revista Variety expertos en la industria del cine discutían si este escándalo terminaría con su carrera. “Realmente no tengo tan claro si la carrera de Harvey está acabada, él es el tipo de persona que tiene la habilidad de resurgir, algo que ha hecho en numerosas ocasiones en la industria”, ha dicho Sharon Waxman, consejera delegada y fundadora del portal The Wrap. “Si él es capaz de pedir disculpas, entonces creo que muchas cosas son posibles. Hollywood no es una oficina pública, no se te exige moralidad. Es un negocio. Y últimamente él ha tenido que sacar adelante su negocio, uno que por cierto ha sobrevivido a pesar de haber estado cerca de la muerte en muchas ocasiones, pero muchas ocasiones, e incluso lo tuvo que vender por 600 millones de dólares. Diría que depende de él su supervivencia”, afirmó.

La actriz Rose McGowan no tardó en tuitear. “Cualquiera que haga negocios con [dejó un espacio en blanco] es cómplice”. Según la investigación de The New York Times, el productor le pagó a la intérprete de la serie Embrujadas 100.000 dólares después de un incidente que ocurrió en 1997, cuando ella tenía 23 años.

La oscarizada Brie Larson fue más severa con su tuit. “Como siempre, me solidarizo con todas las valientes supervivientes de abusos sexuales y acoso. No es vuestra culpa. Os creo”. Mientras que el director de cine Judd Apatow condenó no solo a su colega sino a la justicia que de cierta forma permite que esto siga pasando. “Gente con dinero compra el silencio con acuerdos económicos. Las cláusulas de confidencialidad permiten que depredadores lastimen a otras personas. Por décadas”, lamentó. Y en otro tuit escribió: “Gente con dinero que paga a la gente que lastimó. Como Trump lo hizo con Trump U [se refiere a la institución educativa con fines de lucro con la que defraudó a estudiantes] o como lo hizo Cosby. Si aceptas dinero, ellos lo seguirán haciendo”.

La actriz y productora de Girls, y dueña de un blog feminista, Lena Dunhamtambién tuiteó: “Las mujeres que han decidido hablar acerca de su experiencia frente al acoso de Harvey Weinstein se merecen nuestro respeto. No es algo gracioso ni fácil. Es valentía”.

La actriz Heather Matarazzo, conocida por su papel en Princesa por sorpresa,escribió: “Esta es la verdad… mujeres, yo misma incluida, estaríamos más preparadas a denunciar las experiencias que sufrimos en esta industria si supiéramos que se nos escucharía. Pero no lo es. Si supiéramos que hombres/mujeres poderosos en la industria que se declaran ‘feministas’ nos garantizaran que en vez de cerrarnos las puertas por denunciar las abrirían incluso más…”. Stephanie Mickus, por su parte, contó que cuando tenía reuniones en Weinstein muchas veces le dijeron: “Estarás bien siempre y cuando no te reúnas con Harvey”. Y su colega Ellen Barkin tampoco ha querido callar. “Estoy harta de las disculpas… hagan algo correcto o iros al demonio”.

Tomado de: El País, Hollywood contra Weinstein

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compartidos